El uso del preservativo

Protegerse es imprescindible

Las parejas homosexuales del mundo ahora estamos enfrentadas a muchas enfermedades y padecimientos mortales, que los ponen en alerta para mantenernos sanos.
El sexo en general para toda la sociedad tiene alto riesgo de infecciones venereas, sin embargo para nadie es un secreto que el mayor índice de contagio de VIH y sida es para las parejas homosexuales, ya que el índice vacila entre el 10 y el 18 por ciento, mientras que para parejas heterosexuales es del 0,2 por ciento, es por esto que es de gran importancia cuidar la salud sexual desde ahora para no lamentarse después.
Debemos hacer mención también a los juguetes sexuales como los consoladores o los vibradores, los cuales son potenciales portadores de infecciones si no se les mantiene una higiene óptima antes y después de su utilización en pareja. Comprar vibrador lo puede hacer cualquiera en un sexshop, pero mantenerlo limpio ya es cosa tuya.
La publicidad de sexo seguro busca concienciar a la comunidad LGBT a sensibilizarse con el uso del preservativo, pues no existen medios con un 98 por ciento de seguridad para evitar y prevenir enfermedades sexuales tan accesibles como el preservativo, que podemos adquirir en farmacias, centros comerciales y en un sex shop online. Stop Sida, quienes fundamentaron su objetivo líder en hacer del sexo divertido, una práctica segura sin dejarlo simplemente en una moda.
Durante las fechas especiales del año lanzan a la sociedad una serie de campañas publicitarios, para San Valentín, por ejemplo, los voluntarios reparten en lugares de ambiente gay preservativos con dulces, recordando siempre tener sexo seguro, son tareas sencillas que poco a poco han venido culturizando al mundo para tener presente siempre el uso de los preservativos.


Otro de los grandes riesgos de la salud es el uso excesivo de sustancias psicotrópicas, siendo superior al del resto de la poblacion, por lo que se ve el deterioro del cuerpo altamente afectado al paso del tiempo, a medida que el cuerpo envejece presenta mayores alteraciones, produciendo trastornos alimenticios, alteraciones neurológicas o posibles ataques cardíacos.
La depresión y ansiedad en adolescentes y los adultos jóvenes es muy común, presentando alto riesgo de suicidio y conductas autodestructivas, para este tipo de adicciones y bajones de autoestima existen tratamientos eficaces que prestan los equipos de salud física y psicológica, especializados en contrarrestar la desaparición y autodestrucción de la población LGBT.
Los inconvenientes con la imagen corporal son un gran delirio a la hora de mirarse al espejo para muchos hombres gays, con el riesgo de padecer desórdenes de la alimentación como la bulimia o la anorexia nerviosa. En el extremo opuesto podemos encontrar el sobrepeso y la obesidad, que pueden ocasionar diabetes, alta presión sanguínea y enfermedades del corazón.
Los cuidados, las dietas y los ejercicios físicos de rutina contrarrestan en gran medida todo este tipo de problemas, evitar consumir en exceso alcohol, tabaco y sustancias psicotrópicas, más allá de mantener una figura pública ante la sociedad lo que prima es la salud y el bienestar de cada individuo.



El anillo para el pene sex-counter

Sí: me declaro culpable de seguir asombrándome de las cosas que se inventa la gente. Mi último descubrimiento de este apasionante mundo de los sex shop: el sex-counter, “contador del amor” según el dependiente.

Intenté disimular la cara de póker – sin mucho éxito, la verdad… siempre que entro en una tienda erótica me planteo no volver porque mis descubrimientos me dejan tan alucinado que no sé disimular mi ignorancia- para volverme corriendo a casa para descubrir, pirateando por la red, que se le llama de manera popular “el cuenta-empujones”.


Yo que pensaba que ya lo había visto todo con ese peculiar juguete erótico que ya me dejó en jaque y, ahora, me vienen con un contador -nada más y nada menos- que de penetraciones.

La cosa es de esta manera: el sex-counter es un anillo para el pene similar a esos vibradores que ya existen para mujeres pero, en su caso, sin vibrador incorporado: ¡lo que hace es contar! Hecho con silicona, el bendito aro tiene incorporado un pequeño marcador digital que, según el modelo, cuenta todas las penetraciones perpetradas por su portador, o bien las separa por sesiones, e incluso las calorías quemadas.

Lo cierto es que el anillo para el pene viene precintado como si se tratara de un preservativo, para que mantenga la flexibilidad de la silicona el mayor tiempo posible –alucino más… sin duda, la flexibilidad es importante-. Navegando todavía un poco más por la red, descubro que los precursores de este invento, “vital” para la supervivencia de la especie, son los chinos y que, por lo visto, son otro éxito de ventas de los artículos para adultos. Vamos, que las tiendas eróticas han vendido un par de millones de contadores dando vueltas al marcador por el mundo al módico precio de 10 euros.

Y ahora, me pregunto yo: que esto esta muy bien, que parece muy divertido… pero me cuestiono –así como por llevarle la contraria a ese par de millones que viven obsesionados con sus penetraciones- la finalidad del anillo para el pene. No creo que a nadie se le haya ocurrido ponerse a contar pero, en caso de saberlo, ¿para qué?. Supongo que, para los muy cuadriculados y dados a los números, puede suponer una buena estadística pero no me imagino la conversación sobre un posible incremento o descenso del número de penetraciones por encuentro sexual –aunque, bien mirado, puede servir como comparativa para esa eterna lucha entre sexos del tempo y los ritmos-.


Y lo que es peor: me parece peligrosísimo. Básicamente, porque le abre la puerta a la posibilidad de organizar “competis de empujones” que, para los muy profesionales, tendrá una enorme frustración. El bendito contador solo llega a los 99.999 y, a partir de ahí, no sé si hay premio o es que, al fabricarlo, no consideraron que nadie llegara a esa marca… o no tuviera la paciencia de seguir poniéndoselo para entonces.

¡Es hora de ver quien consigue batir el récord!

http://www.barcelonasexshop.net